viernes, 27 de febrero de 2009

La Constitución Europea

El llamado Tratado por el que se establece una Constitución para Europa (TCE), cuyo proyecto había sido aprobado el 18 de junio de 2004, lo firmaron en Roma los jefes de gobierno de los países que forman la Unión Europea a 29 de octubre de 2004.

La UE se basa en los Tratados Constitutivos (Tratado de París, mientras existió la CECA, y Tratados de Roma) y los Tratados y Actas que los modifican (Bruselas, Acta Única Europea, Maastricht, Amsterdam, Niza y los sucesivos Tratados de Adhesión) que fijan sus normas de funcionamiento y actuación. Este nuevo documento (conocido técnicamente como "Tratado constitucional") reemplazaría dichos tratados y sería similar a la constitución de un país.

El 12 de enero de 2005, el Parlamento Europeo aprobó una resolución por 500 votos a favor, 137 en contra y 40 abstenciones, en la que recomendó a los Estados miembros que ratificaran la Constitución.

En algunos países, el tratado fue sometido a referéndum que tuvo resultados distintos y mientras en España los electores lo aprobaron con una baja participación (44%) en Francia y Holanda con una alta participación (69 y 63%, respectivamente) fue rechazado, lo que provocó una crisis institucional europea.
Objetivos del Tratado. según la UE .Armonizar y estabilizar la legislación comunitaria ya existente en un mismo documento jurídicamente vinculante.
Definir la Unión Europea como una unión de estados y ciudadanos con unos derechos fundamentales.
Reparto de competencias mejorado:
Reforzamiento del Parlamento (aunque sigue siendo eminentemente consultivo) y la Comisión europea.
La presidencia del Consejo será permanente, en periodos de 2 años y medio que se pueden prolongar una sola vez.
Creación del cargo de ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea.
Avances en la libertad, seguridad y justicia comunes.
Referéndum europeo.
Simplificar: Los vetos han supuesto el principal escollo para la integración. El Tratado mantiene la unanimidad en la fiscalidad, política exterior y asuntos sociales, pero no será necesaria en justicia e interior, medio ambiente, mercado interior y transportes. Sin embargo el Tratado deja la posibilidad de eliminar la unanimidad en uno u otro punto si así lo decide el voto a favor de todo el Consejo de la UE.
Cambio del sistema de voto establecido en el Tratado de Niza, concediendo más poder a los países con más población.

Recomendaciones y Dictámenes

Los dictámenes y las recomendaciones no vinculan a los destinatarios de estos actos.Las empresas o estados no estan obligados a someterse.Son, por lo tanto, no suscepibles de recurso contencioso ante los órganos jurisdiccionales de la Communidad.Los dictámenes y recomendaciones son instrumentos muy útiles para la orientación de los comportamientos y de las legislaciones.

Decisiones

El gobierno de la UE siempre ha oscilado entre el modelo de conferencia intergubernamental, donde los estados conservan el conjunto de sus prerrogativas y el modelo supranacional donde una parte de la soberanía de los estados es delegada a la Unión.En el primer caso, las decisiones comunitarias son de hecho tratadas entre estados que deben estar adoptadas por unanimidad. Este modelo, cercano al principio de las organizaciones intergubernamentales clásicas, es defendido por la corriente euroesceptica. Según ellos, son los jefes de estado o de gobierno quienes tienen la legitimidad democrática para representar a los ciudadanos. Son entonces las naciones quienes deben controlar las instituciones de la Unión. El segundo caso es el de la corriente eurofila. Ellos estiman que las instituciones deben representar directamente a los ciudadanos. Para ellos, con la ampliación de la UE de 2004 y 2007, las modalidades de toma de decisiones al seno de las instituciones deben ser adaptables con el fin de evitar todo riesgo de parálisis.La UE utiliza un modelo de gobierno híbrido: el Consejo de Ministros es el representante de los Estados (las decisiones no requieren unanimidad, los votos de cada estado son ponderados por su peso demográfico), y el Parlamento Europeo representa a los ciudadanos. Este modelo es una de las claves entre la lucha de influencia entre tres de las instituciones europeas: Parlamento, Comisión y Consejo.

Directivas

Una Directiva de la Unión Europea o Directiva comunitaria, es un acto normativo dispuesto por el Consejo de la Unión Europea o la Comisión Europea.
De acuerdo con lo establacido en los Tratados de Roma, una directiva es una decisión colectiva mutuamente obligatoria aprobada por los Estados miembros. Obliga a todos o parte de los Estados miembros en cuanto al objetivo a alcanzar, pero les permite elegir la forma y los medios para conseguir tales objetivos.

Los actos legislativos de la Unión Europea pueden tener diferentes formas: reglamentos, directivas, decisiones, recomendaciones y opiniones, aprobadas por las instituciones de la Unión de acuerdo con los tratados.

Las directivas europeas suelen ser lo que se acostumbra a llamar directivas de doble enfoque. Eso quiere decir que la Comunidad Europea debe establecer un método de cumplir la directiva (desarrollándola completamente), y que generalmente se realiza mediante una Norma Armonizada (cuyo cumplimiento presupone cumplimiento de Directiva), pero también es posible cumplir con la Directiva por otros medios externos, para lo cual es necesario (generalmente) realizar un análisis de riesgos y certificarlo en un Organismo Notificado por medio de un examen CE de Tipo.

Trasposición de las directivas a los ordenamientos internos.Las directivas, al contrario que los reglamentos comunitarios, no son de aplicabilidad directa en los ordenamientos jurídicos de los Estados miembros.

La directiva obliga a los Estados miembros a aplicar una serie de medidas, lo cual conllevará una trasposición de las mismas al Derecho nacional de cada Estado. Sólo será a partir de la trasposición que los ciudadanos podrán alegar o reclamar los derechos que en la directiva se les reconozca.

Por otra parte, se ha reconocido en ocasiones el derecho de un particular a reclamar daños y perjuicios a un Estado miembro que hayan sido ocasionados por la trasposición defectuosa de una directiva.

Según la jurisprudencia del T.J.C.E. permite a los particulares invocar el efecto directo de los preceptos de la directiva que les confieran derechos de forma clara, precisa e incondicional frente a las administraciones nacionales. El Tribunal ha aceptado únicamente el efecto directo vertical (invocabilidad en relaciones entre particulares y administraciones) de las directivas en estos supuestos, pero no les ha reconocido efecto directo horizontal (invocabilidad en relaciones entre particulares). El particular puede alegar los derechos que le confiere la directiva pero el Estado no puede exigirle las eventuales obligaciones, pero para que puedan gozar de efecto directo deben ser claras, precisas y no dejar margen de apreciación.
La directiva puede dirigirse a uno o varios estados miembros.

Reglamentos

Reglamento Comunitario Europeo es una norma jurídica general dictada por el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo, que se aplica de manera simultánea y uniforme dentro de la Unión Europea.

Tiene carácter obligatorio para todos los Estados miembros de la Unión Europea y sus ciudadanos. Es una norma de aplicación directa ya que una vez publicada en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas pasa a incluirse en el ordenamiento jurídico de todos los estados miembros sin que estos la traspongan.

Un reglamento no puede aplicarse de manera incompleta o selectiva. Es completamente aplicable sin ninguna medida de recepción nacional, contrariamente a una Directiva de la Unión Europea, su aplicación es automática.

Aplicación directa. El Reglamento comunitario, al contrario que la directiva comunitaria, no requiere de ningún otro trámite para que sus disposiciones se integren en el Derecho interno de cada uno de los Estados miembros.
Por ello, cualquier ciudadano puede reclamar ante un juez o tribunal aquellos derechos o facultades que un Reglamento comunitario en vigor le otorgue.

martes, 24 de febrero de 2009

Organismos consultivos ( Comité de las Regiones)

Pleno del Comité de las Regiones

Creado en 1994 en virtud del Tratado de la Unión Europea, el Comité de las Regiones es un organismo consultivo integrado por representantes de las autoridades regionales y locales de Europa. El Comité debe ser consultado antes de que se tomen decisiones de la UE sobre asuntos que conciernen al gobierno local y regional, tales como la política regional, el medio ambiente, la educación y el transporte.
El Comité se compone de 344 miembros.


Los miembros del Comité son cargos municipales o regionales electos, a menudo presidentes regionales o alcaldes de grandes ciudades.


Son nombrados por los gobiernos de la UE, pero trabajan con total independencia política. El Consejo de la UE los nombra por cuatro años y pueden ser reelegidos. También deben tener un mandato de las autoridades a las que representan, o deben ser políticamente responsables ante ellas.


El Comité de las Regiones designa a un presidente entre sus miembros, por un período de dos años. El belga Luc Van den Brande fue elegido Presidente en Febrero de 2008.



¿Qué hace el Comité?

La función del Comité de las Regiones es presentar los puntos de vista locales y regionales en la legislación de la UE. Lo hace emitiendo dictámenes sobre las propuestas de la Comisión.


La Comisión y el Consejo deben consultar al Comité en cuestiones de importancia directa para las autoridades locales y regionales, pero también pueden consultarlo siempre que lo deseen. Por su parte, el Comité puede emitir dictámenes por propia iniciativa y presentarlos a la Comisión, al Consejo y al Parlamento.



¿Cómo está organizado el trabajo del Comité?

Cada año el Comité celebra cinco sesiones plenarias durante las cuales define su política general y adopta los dictámenes.


Los miembros del Comité están asignados a “comisiones” especializadas cuyo trabajo es preparar las sesiones plenarias. Hay seis comisiones:


Comisión de Política de Cohesión Territorial (COTER)
Comisión de Política Económica y Social (ECOS)
Comisión de Desarrollo Sostenible (DEVE)
Comisión de Cultura y Educación (EDUC)
Comisión de Asuntos Constitucionales y Gobernanza Europea (CONST)
Comisión de Relaciones Exteriores (RELEX).

Organismos consultuvos ( Comité Económico y Social Europeo)

Función:

Su función es representar a las organizaciones sociales.
Fundado en 1957 conforme al Tratado de Roma, el Comité Económico y Social Europeo(CESE) es un organismo consultivo que representa a empresarios, sindicatos, agricultores, consumidores y otros grupos de interés que colectivamente constituyen la “sociedad organizada”. Constituye un puente entre la Unión y sus ciudadanos. Emite dictámenes consultivos dirigidos a las instituciones, en particular en el marco del procedimiento legislativo.
Composición:
Está compuesto por representantes de las distintas categorías de intereses económicos y sociales, tras la adhesión de los nuevos Estados miembros, el CESE tiene 317 miembros, el número de miembros de cada país de la Unión Europea refleja aproximadamente el tamaño de su población. Los miembros son nombrados por 4 años con posibilidad de reelección, por los Gobiernos de la UE, pero trabajan con una independencia política.
Reuniones:
El Comité se reúne mensualmente en Bruselas, en asamblea plenaria y sus debates son preparados por 6 subcomités conocidos como “secciones”, que se ocupan de áreas políticas particulares. Elige a su presidente y a 2 vicepresidente por un plazo de 2 años.

¿Qué hace el CESE?

Tiene tres funciones principales:
Asesorar al Consejo, la Comisión y el Parlamento, a petición de estas instituciones o por iniciativa propia.
Animar a la sociedad a intervenir más en la elaboración de las normas comunitarias.
Fomentar el papel de la sociedad en los países no pertenecientes a la UE y ayudar a crear estructuras consultivas.

¿Quienes son los miembros del CESE?

Los miembros del Comité trabajan y se organizan en 3 grupos de representativos: empresarios, trabajadores e intereses económicos y sociales diversos.
- El grupo de empresarios cuenta con miembros de los sectores privado y público de la industria, las pequeñas y medianas empresas, Cámaras de Comercio, comercio mayorista y minorista, banca y seguros, transporte y agricultura.
- El grupo de trabajadores representa a todas las categorías de empleados, desde los obreros a los ejecutivos. Sus miembros provienen de los sindicatos nacionales.
- El tercer grupo representa una amplia gama de intereses: organizaciones no gubernamentales, organizaciones de agricultores, pequeñas empresas, artesanos y profesionales , cooperativas y asociaciones no lucrativas, organizaciones de consumidores y ambientales, comunidades y asociaciones científicas y académicas en representación de la familia, la mujer, personas con discapacidad, etc.